No es ésta página virtuosa, más bien pecaminosa, que invita al hombre a sucumbir a los placeres mundanos y especialmente a la gula. Manjares culinarios, vinos, embutidos, quesos, dulces, licores y otras delicias de la mesa componen el sabroso ejército de las tentaciones y debilidades humanas que jalonan estas rutas.